< Regresar

Agentes dentro del mercado del arte

subasta

En el mercado del arte intervienen varios actores: artistas, vendedores, críticos, conservadores, coleccionistas, ferias, premios, editoriales, galerías, museos, y hasta clientes potenciales. En función de los actores de una escena artística, pueden distinguirse cuatro tipos de mercados: ferias de arte; amantes del arte; mercado especulativo y mercado de prestigio. 


El primero se refiere a las obras que se venden en las ferias; mientras que el mercado de los amantes del arte incluye a varios especialistas importantes, como los grandes coleccionistas. El mercado especulativo incluye a los coleccionistas y, por último, el mercado de prestigio se refiere a las ventas privadas.


Galerías, anticuarios y críticos como motor


El éxito de un artista o el entusiasmo por el estilo de una época se deben a menudo a un profesional. En el arte contemporáneo, por ejemplo, el galerista suele estar detrás del éxito del artista que recomienda. Al exponerlos, presentarlos en eventos de renombre, publicar libros sobre su trabajo y obtener cobertura en la prensa, contribuyen a darlos a conocer y crear una reputación, junto a los críticos y las editoriales especializadas, quienes se encargan de encaminar las tendencias de la época. Por ejemplo, Damien Hirst probablemente no sería tan famoso sin el trabajo realizado por la galería Gagosian.


El del Art Decó, cuyos muebles alcanzan ahora precios considerables, se encontraba totalmente abandonado a principios de los años 70. Anticuarios como Vallois, Marcilhac y Dutko empezaron a comprar a bajo precio y a vender estos muebles a personalidades que marcaban tendencia. También escribieron libros de referencia sobre los diseñadores presentados en sus galerías y el valor de estos objetos se disparó.



Galería OMR


Las casas de subastas como relevo


Una vez que un artista, un movimiento o un estilo ha alcanzado cierta visibilidad, es más fácil encontrarle un lugar en las casas de subastas. Éstas se hacen cargo y consolidan o aumentan el valor. Tal es el caso del diseño de los años 50. Defendidos por algunas galerías, los muebles de Jean Royère (1902-1981), por ejemplo, que hasta entonces estaban guardados en desvanes, se abrieron paso rápidamente en las salas de subastas, alcanzando a menudo precios superiores a los de las galerías; sucediendo lo mismo con artistas como Artemisia Gentileschi o incluso el mismo Vincent van Gogh.


Además, algunas casas de subastas pueden contribuir, por sí solas, a sacar a la luz a un artista que hasta ahora había sido ignorado. En contextos familiares a veces complejos, pueden verse abocados a ofrecer la colección del estudio de un artista. Con el apoyo de una hábil campaña de comunicación, las publicaciones de un experto y las exposiciones itinerantes, una sola venta puede hacer que el valor de un artista se dispare. El último ejemplo es la venta en primavera de 2016 del estudio de Bernard Boutet de Monvel (1881-1949) por parte de Sotheby's, apoyada por la publicación de una biografía de referencia del experto Stéphane-Jacques Addade.



Sotheby's


La influencia de los museos y los grandes coleccionistas


El mercado también depende en gran medida de las instituciones culturales. De hecho, prescriben tendencias a través, entre otras cosas, de su política de exposiciones. Un ejemplo reciente muestra esta influencia: el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de París (MAM) dedica una gran retrospectiva a Bernard Buffet (1928-1999) para rehabilitar su obra. Las galerías aprovecharon esta oportunidad para sacar sus cuadros y los particulares confiaron sus obras a las casas de subastas. Así, volvió la locura apoyada por la cobertura mediática de la exposición y los precios subieron.


La evolución de un mercado es también inseparable del apetito de los grandes coleccionistas. Sus compras influyen en el éxito de un artista o un movimiento. Esto es especialmente cierto para el arte contemporáneo, con las elecciones de François Pinault y Bernard Arnault. En este contexto, a los amantes del arte que desean crear una colección les interesa rodearse de especialistas que, como Neuflize OBC Art, dominan perfectamente todos los entresijos del mercado.


Dar respuesta a la pregunta ¿quién es el agente más importante dentro del mundo del arte? resulta difícil, un tanto discutible. La conclusión es que los componentes expuestos –y que no son todos– tienen influencia en sus ámbitos específicos y forman parte inevitable de la dinámica del arte.



Cuadros en el sótano del Museo de Arte de Indianápolis.